Dama inquieta de Ascanio

Reverencia . Una de las obsesiones de Arturo de Ascanio.

Aquí puedes leer la curiosa historia del nombre del juego y señalar que Arturo consideraba este juego el gemelo de la Homing Card de Fred Kaps.

15 Comments

  1. Reply

    Una genialidad de rutina! Una pequeña composición que alberga todo el universo de la concepción ascaniana elevado a la máxima potencia.

    Otro juego que he estudiado y trabajado muchísimo, incluso tengo una versión. Parece que los escojas a propósito para que comente… ;)
    Estaría interesante hacer un debate sobre esta rutina y sus distintas versiones. Ahí lo dejo… xD

    • Reply
      Israel Belchi 09/06/2013

      Empiezas a darme mucho respeto Eloy… Versiones propias de las simpáticas, la dama inquieta… Empiezo a tener muchas ganas de coincidir contigo para charlar largo y tendido. ¡Y con tu primo, claro!

      • Reply

        Jajajaj pues entonces espera a conocer la prolífica mente de Óscar… Yo creo que la mitad de lo mago que soy lo debo al afán de superación que supone trabajar con alguien así.
        Yo también tengo ganas de tertuliar con el artífice de este pedazo blog, espero que sea pronto :)

      • Reply

        Mi versión tengo muchas ganas de enseñársela especialmente a Gabi, ya que debe muchísimo a sus dos versiones. A ver si un día de estos hacemos un par de vídeos con estas rutinas para que los podáis ver.

  2. Reply
    Sergio 12/06/2013

    Oye, oye, que no me entere yo que hacéis una quedada-debate mágico sin mi presencia. Eloy, estoy deseando ver tu versión de las simpáticas y sobre todo, de este pedazo de clásico de Ascanio. Esto es Ascanio en estado puro.

    NOTA: Observar cómo al final de la rutina, las cuatro cartas rojas “abren paso” a la gran Dama Negra, igual que Moisés abrió las aguas del mar rojo para que pasara su pueblo. No soy religioso, pero estos detalles hacen grande la magia de Ascanio. Creo más en la magia de Ascanio que en la Biblia. Me uno al club de fans de Eloy (nos debes un par de vídeos…).

  3. Reply
    Eloy Mateos 13/06/2013

    Muy cierto, lo que dices. Esta era una de las grandes rutinas de Ascanio, “su niña bonita”, que hacía siempre al final de cada conferencia de su famoso ciclo de conferencias del 85, ya que consideraba que en ella se aunaban todos los aspectos y principios que conformaban su concepción mágica.

    De ahí el especial cuidado que he puesto al construir la rutina (hemos puesto, ya que de verdad que no hay rutina que trabaje que no tenga algo de Óscar, aunque sólo sea un detalle). Hay muchos efectos para mancillar, pero este no es uno de ellos jajajaj

    Yo no soy muy de simbolismo mágico, me parece algo muy muy subliminal, demasiado para que llegue a ser percibido por el espectador mínimamente, pero sí que estoy seguro de que Ascanio pensó esa disposición (como tantos otros detalles) desde el punto de vista visual, de imagen final, como resumen de la rutina, etc. Como bien dices, es el cuidado de esos detalles lo que hace grande a un genio.

    Lo del club de fans dilo una vez que hayas visto algún vídeo (si es que llegamos a subirlos algún día jajaj), que igual resulta que sólo soy un mago youtubero-bloggero de los que tanto le gustan a Israel ;)

    • Reply
      Israel Belchi 14/06/2013

      ¡Club de fans seguro! Este tipo de conversaciones no se pueden mantener con los “otros” :)

      A mi es que me da gusto leer/escuchar a quien adora la magia. Y me fascina que seáis capaces de hacer vuestras versiones de los grandes (independientemente de la calidad que contengan). Yo, que tengo dificultad para recordar los juegos tal y como los aprendo, de versiones ni por asomo xD

  4. Reply
    Miguel AJO 14/06/2013

    No tengo mucho que aportar al respecto. sólo que el finde pasado Miguel Gómez nos hizo su versión. Combinando lo mejor de las dos versiones de Gabi y por supuesto con la concepción Ascaniana. Con ese toque a lo Miguel Gomez que hace que el resto de los mortales solo podamos admirarlo.
    Es de esos juegos que yo llamo “Placer por hacer” y que dan gusto sólo de ensayarlos porque tienen unos requerimientos técnicos que te hacen no parar en todo el juego.

  5. Reply
    Eloy Mateos 15/06/2013

    Que Miguel Gómez tiene una versión de la dama inquieta?? Solo de pensarlo me da miedo… Debe de ser un privilegio ver una versión personal de él en sus manos… Creo que no voy a dormir tranquilo hasta haberla visto xD
    Ya que lo hice también con las simpáticas, me gustaría compartir con vosotros mi historia con la dama inquieta a través del estudio de las versiones que he conocido hasta la fecha. Siempre que trabajo un juego procuro anotar todas las ideas que se me ocurren, y si es un hasta cierto punto clásico, como es el caso, procuro también anotar las condiciones de cada versión, sus pros y sus contras, o mejor dicho lo que desde una perspectiva lo más objetiva posible me gusta más o menos.
    Recuerdo en una entrevista de Magiapodcast a Miguel Ajo, en la que hablabas de lo mucho que disfrutabas leyendo la evolución de “El poder hipnótico de los jokers” en el prólogo que hace Tamariz a la rutina en su libro “Sonata”. De ahí que una vez que llegué a una versión de la dama inquieta que cumpliese mis exigencias, decidiera hacer este resumen a modo de prólogo, aunque no tenga ninguna intención de publicar la rutina por el momento, simplemente por disfrute personal.
    Por ese motivo no me había planteado mostrarlo, exceptuando a Óscar, pero creo que la ocasión lo merece. Espero que lo encontréis útil, o por lo menos interesante.

    LA DAMA INQUIETA O “EL JUEGO QUE YO HARÍA A GABI”– EVOLUCIÓN
    • Diciembre de 2008, mi primer año en la magia. En mi búsqueda de material mágico encuentro en Internet unas páginas de un libro llamado “La magia de Ascanio”, concretamente de un juego llamado La Dama Inquieta. Comienzo a leer el juego, pero me encuentro con una descripción larguísima llena explicando un montón de pequeños detalles, muy lejos de los efectos potentes y sencillos que busco para impresionar a mis amigos y familiares, así que decido ignorar esa rutina tan rara.
    • 2009, viendo en Youtube vídeos de actuaciones de Ascanio encuentro uno de la Dama Inquieta, e inmediatamente se me viene a la mente las páginas que había empezado a leer meses atrás. Veo el vídeo y me quedo profundamente impresionado, qué soltura, qué despreocupación, qué manejo tan exquisito y engañoso. ¿Dónde demonios está la carta doble? Recupero aquellas páginas olvidadas, pero abrumado por la dificultad de la rutina decido dejarla para más adelante.
    • 2011, en una etapa de profundo estudio de la magia de Ascanio, y habiéndome hecho ya con el volumen 3, por tercera vez me enfrento a esta compleja rutina, y asombrado descubro cómo disfruto leyendo todos esos pequeños detalles que antes se me hicieran tan pesados de leer. Afronto la rutina como ejercicio de estudio y lo practico sólo para mi, admirando cómo Ascanio logra aunar en ella todos los aspectos de su concepción mágica. Sin embargo me parece, como dice Joaquín Matas “más como un juego “escuela”, donde poder aplicar los conceptos y técnicas ascanianas que como un efecto apto para ser incluido en mi repertorio profesional, debido a su complejidad técnica”
    • Verano de 2011, a la vuelta de su viaje a Barcelona, Óscar me habla de la sesión de cerca de Gabi Pareras a la que ha asistido, y de una versión de la Dama Inquieta que según él “era limpísima, te comías todos los pases”. Me entra una enorme curiosidad por conocer esta versión que tanto había impresionado a mi primo.
    • Septiembre de 2011, consigo las notas de Gabi sobre Ascanio, donde describe su versión. Qué maravilla! (editado) Esa forma de mantener la esencia del original pero logrando al mismo tiempo una gran combinación de claridad y economía. La segunda fase con la dama viajando a un lugar distinto aporta una gran variedad. La fase inicial con la dama viajando de la cartera entre las cartas negras y el final cíclico con la dama volviendo a la cartera hacía que la rutina quedase perfectamente cerrada.
    Y por si fuera poco, a continuación describía una versión alternativa con cartas normales desarrollada a partir de la primera, idea que me sedujo de inmediato.
    No obstante, el final de todas estas versiones me pareció siempre poco claro. (editado) se ejecuta justo donde se encuentra el foco de atención del espectador, y en el momento inmediatamente anterior a la reaparición, que además ocurría fuera del marco general de toda la rutina. (editado) Me propuse encontrar una fase final que solucionase todos estos inconvenientes.
    • Noviembre de 2011, Kiko Pastur me enseña la versión que acaba de desarrollar, y me causa una profunda impresión, me engaña absolutamente en cada uno de los pases.
    Me llaman especialmente la atención varias condiciones:
    No usa carta extra (idea que me explicó que era original de la versión de Javi Benítez, la cual conocí posteriormente)
    La fase final cumple todas las exigencias que yo mismo me había planteado. Continúa la estructura y disposición de las fases anteriores, genera un paréntesis de olvido entre la acción tramposa (descarga) y la desaparición y reaparición de la dama, termina completamente limpio y además tiene final cíclico (en la fase inicial y la final la dama aparece vuelta en el centro de la baraja).
    Usa tres cartas negras en lugar de cuatro, lo que simplifica muchísimo la estructura general de la rutina y la hace más clara, económica y fácil de seguir.

    Todo esto me llevó a probarla en varias ocasiones ante público, pero no la introduje en mi repertorio por tratarse de una versión tan personal y sobre todo por formar parte del repertorio de Kiko, con quien convivía y junto al que solía actuar a menudo.
    • Noviembre de 2012. Cristian Ramil me enseña algunas ideas que había trabajado un tiempo atrás, con la idea de versionar la versión de doble cara de Gabi para realizarla con cartas normales, pero intentando que se pareciese más a la original, con pases que imitaban el uso de la carta de doble cara. Aunque la idea me pareció buena, la solución me pareció poco práctica ya que exigía un manejo muy arriesgado de una carta doble dorso contra dorso.
    Además introducía una fase inicial en forma de carta ambiciosa que ponía en relieve de forma muy explícita el carácter rebelde de la dama, y permitía añadir la carta extra a posteriori, empezando la rutina con cuatro cartas sencillas, algo que no permitía ninguna de las versiones con carta de doble cara.
    • Febrero de 2013, una tarde en el piso de Óscar en Santiago de Compostela. Después de que éste hubiese tomado una trascendental decisión “estoy hasta los huevos de deletreos y juegos automáticos, quiero trabajar algún juego de manejos”, tomando como objeto de su estudio la Dama Inquieta, me muestra una versión primitiva con una primera fase sencillamente genial gracias a la adaptación a cartas normales de un pase de la versión de Gabi.
    Como es frecuente cuando trabajo con Óscar, mi imaginación se dispara y comienza a desarrollar una versión personal partiendo de la idea de Óscar. A la semana siguiente tenemos cada uno una versión propia y diferente en manejos y estructura
    Nace la fase inicial inspirada en la idea de Cristian, pero basándome en un efecto de Tommy Wonder, las fases centrales aplicando la estructura de la rutina de Gabi y un final cíclico parecido al de Kiko.
    La versión de Óscar, con tres cartas negras más la extra, comenzaba con las cuatro damas de las que se escogía una y las otras se transformaban en las cartas negras. Al intentar el viaje por última vez, se descubría para su sorpresa que las cartas negras volvían a ser las damas (algún día encontraremos una buena solución para ese final, primo).
    • Marzo de 2013, tras convencerme de las ventajas estructurales de usar tres cartas negras en lugar de cuatro al trabajar la rutina con Óscar, decido adaptar esa estructura, y llego a una estructura muy completa, que cumple todas mis exigencias. Sin embargo, se me sigue resistiendo el final. Kiko suele meterse conmigo bautizando la que según él es la mejor versión que ha visto de la Dama Inquieta como “una pena el final”.
    • Le siguen semanas de intensa dedicación puliendo detalles de aquí y de allá, intentando sin éxito aparente encontrar una buena solución para el final de la rutina. Cuando no es un problema de cobertura lo es de ritmo o de técnica. Tras una noche entera en casa de Kiko y no conseguir éxito, éste decide bautizar la que según él es la mejor versión que ha visto de la Dama Inquieta como “una pena el final”.
    • Abril de 2013, noche de magias en el piso de Óscar y Miguelo, éste último propone para el final de la rutina una técnica que Óscar y yo descartamos de inmediato por ser aparentemente tosca y que “no cuela ni p’atrás”.
    • Mayo de 2013, tras una sesión de piano y magia en casa de Kiko, parece que esa noche las musas nos asisten y estamos especialmente lúcidos. Finalmente logramos encontrar un buen final para la rutina, trabajando la cobertura y timing para la descarga y aplicando la técnica de Miguelo. Parece mentira que una técnica que inicialmente había parecido tan sucia, tras ser pulida y realizada con el correcto timing, se adapte tan bien al final de la rutina. Le concederé una colleja por haberme reído de ella en su momento.
    • Llego así tras todo este tiempo a esta versión personal de esta magistral lección de toda la filosofía de Ascanio, su niña bonita, que creo que respeta el espíritu original de la rutina y durante cuya creación se respiraba constantemente su concepción mágica. A día de hoy aún sigo añadiendo y puliendo detalles para, como decía Arturo “aspirar a la perfección”
    Sirva como homenaje a él y a todos los arriba mencionados, que en mayor o menor medida me han ayudado a llegar a esta composición mágica que tantas satisfacciones me da y que tanto disfruto haciendo. Gracias a todos ellos.

  6. Reply
    Miguel AJO 15/06/2013

    Eloy… GRACIAS!.
    Ahora ya sólo pienso en ver esa versión…porque después de todo el trabajo que hay detrás…cada vez que la hagas estarás regalando un pedacito de tu vida mágica al público.
    QUIERO VERLAAAAAAAAAAA!!!!

  7. Reply
    Sergio B. 15/06/2013

    Gracias Eloy. Para los que todavía estamos en la fase de “aprendizaje por repetición y copia”, y que de momento no nos planteamos versiones propias, tu pequeña historia de la Dama Inquieta es una verdadera lección de magia. Es la concepción de la magia que Gabi nos enseña y que en su día Ascanio nos indicó el camino. Respecto a algún comentario anterior, tampoco yo soy simbólico, pero la disposición de las cartas en el tapete y la utilización del espacio para subrayar lo que queremos (y también para evitar lo que no queremos) es esencial tanto en la magia de Ascanio, como en la de Gabi y/o Kiko. La verdad es que con todas estas historietas que explicas, me das una envidia sana. En casa de Kiko, con Miguel Ajo, haciendo y desarrollando magia con Óscar. Es un placer poder tener estas charlas con vosotros. Y repito la postdata: deseando ver la versión citada de la Dama y de las Simpáticas.

    Si estáis por Barcelona algún día, no dejéis de avisar. Un abrazo.

  8. Reply
    Oscar Fernández 18/06/2013

    Damas y caballeros me place presentar la única y genuina rutina de “la dama inquieta” del maestro Eloy Mateos, espero que la dsifruten.

    http://www.youtube.com/watch?v=uKvWozw76rs

  9. Reply
    Sebastian Godel 13/07/2013

    La verdad es que nunca he sido un apasionado de la dama inquieta. Sé que corro el riesgo de que me queméis en la hoguera diciendo ésto, pero desde mi punto de vista no es un efecto potente mágicamente. Y lo digo por lo siguiente:
    – Si anunciamos una transposición, ¿para qué necesitamos más de dos cartas? Nunca vi bien justificado el papel de las cartas “comparsa”…
    – Ademas, el mago anuncia una transposición y el efecto anunciado nunca llega a suceder.
    – Podríamos pensar que el efecto que sucede es mejor al anunciado, pero que la dama aparezca donde están las cartas “comparsa” diría que es menos imposible en la medida que se presume que la atención del espectador está centrada en las dos cartas protagonistas y no en las “comparsas”. Es decir, menor reto/expectativa generada y menor atención implica menos imposibilidad.
    -Podría decirse que el viaje final de la dama es más potente, pero incluso como viaje se diluye un poco al generar previamente otra expectativa.

    Además me parece que tiene un “coeficiente impacto/técnica” más bien bajo, es decir, se requiere una depurada técnica para conseguir un impacto mágico medio.

    Y entonces, ¿por qué este efecto ha cautivado y fascinado a generaciones de magos?

    Diría que hay dos razones:
    – Es un juego “escuela”, como dice Joaquín Matas, que como ejecutante te permite adentrarte en los conceptos y manejos ascanianos y como aficionado a la magia admirarlos en toda su extensión.
    – La sensación de dama inquieta, de carta que se rebela y la comedia teatral que esa situación provoca.

    De estas dos razones, la más importante para el público profano diría que es la segunda, es la que convierte el juego en algo diferente, ya que la primera el espectador no la puede apreciar directamente. Podría decirse que el espectador sí podría apreciar la técnica indirectamente, a través del impacto mágico, pero éste no me parece especialemente potente, así que me parece una razón de menos peso que la segunda…

    Y esta segunda razón es la que convierte el efecto en una obra maestra. Sí, dije que no me parece que sea un efecto de fuerte impacto, pero no por ello deja de ser para mí una obra maestra.

    Ahora, ahora bien, este segundo aspecto, la sensación de carta que se rebela, me parece que está mejor conseguida por Kaps con su versión del “Homing Card”. Claro que Kaps era un gran actor e intérprete… Aunque también diría que, con la dama inquieta, Gabi ha sido capaz de combinar una estructura y técnica brillantes con una interpretación excepcional, superando al maestro Ascanio desde mi punto de vista…

    Querría decir algunas consideraciones personales del Homing Card y la Dama Inquieta:

    – El Homing Card es un efecto equivalente a la dama inquieta, de la misma naturaleza: rebelión de una carta. Algunos magos entienden que no son comparables porque en el Homing Card todas las cartas se transforman una a una en la carta negra, con lo que se trataría de un wild card en lugar de una dama inquieta. Pero esto no es lo que transmite el mago. Yo creo que cada vez que aparece la carta negra entre las rojas, los espectadores asumen que es la misma carta negra de antes, que se está rebelando. En teoría la carta negra está en la mesa, pero esa sensación de objeto que se rebela le da a la carta una personalidad única y genera la sensación de que siempre es la misma carta (cosa que realmente ocurre, dicho sea de paso). Incluso podría enseñarse que las cartas de la mesa son rojas, pero es innnecesario…

    – En el Homing Card no se anuncia un efecto que no se llega a hacer, como sucede con la dama inquieta, generando en este segundo caso una expectativa que hace más difícil la interpretación del efecto.

    Para ser sinceros, hay un momento en el que Kaps dice que la carta va a desaparecer, pero esta información se diluye totalmente con el efecto mágico, ya que al decirlo está mostrando la carta negra en su m.i. para sorpresa del público.

    – Al no anunciar el efecto en el Homing Card, la presencia de cinco cartas tiene más sentido. Es mejor ignorar para qué van a ser utilizadas (para un juego que no puede hacer porque la carta se rebela), que “saber” que no son necesarias, sino meras “comparsas”.

    – Mágicamente es más potente la dama inquieta, ya que hay más transformaciones y son más claras, pero emocioanlemnte se diluyen más. En cierto modo, el Homing Card genera en mucha mayor medida la expectativa de que la rebelión va a producirse y la carta negra volverá a la mano del mago, aunque parezca imposible, con lo que los espectadores pueden disfrutar y paladear mucho mejor esa sensación. Es algo parecido al suspense del que habla Hitchcock con el famoso ejemplo de la bomba en el tren. Hay interés desde antes de que ocurra el efecto…

    – El Homing Card tiene una estructura externa más sencilla que permite al espectador comprender mejor la rebelión del objeto, la carta.

    No me enrollo más, porque un análisis profundo daría para un libro, pero concluiría diciendo que las versiones que conozco de la dama inquieta tienen más efectos y técnica, pero generan menor sensación de rebelión que el Homing Card. Quizás Kaps sea la causa, quizás no…

    P.D.: Eloy, qué maravilla de rutina, qué claridad y qué manejos! No tiene nada que envidiar a ninguna, más bien al contrario!
    Enhorabuena por esta magnífica versión que he tenido la suerte de ver evolucionar y presenciar en directo

  10. Reply

    […] Gabi Pareras y una de sus versiones de la Dama Inquieta. No dejéis de compararlo con el clásico del maestro del maestro. […]

  11. Reply
    Antonio Iturra 24/02/2014

    Aunque algo tarde, me sumo a la conversación.
    A mi parecer (y pecaré de ser breve por el momento, espero me disculpen), creo la versión de Arturo era una obra maestra de la teoría mágica y cuyo principal mérito fue ser su objeto de estudio por toda su vida y fue una de las que permitió toda la teoría mágica que hoy disfrutamos.
    Por otra parte, si han visto la versión de Gabi de la Dama Inquieta, sabrán lo que es ver magia pura. Al ver esa versión estoy en desacuerdo con la potencia mágica del efecto. Más aún como magos tenemos el privilegio de ver la belleza externa e interna al verla en sus manos.
    Creo el mérito de Gabi fue que rescató la estructura y teoría del efecto ascaniano y por otro lado dio vida al efecto. La dama efectivamente es inquieta y hasta genera sorpresa y miedo. Creo si podemos criticar algo (y perdonen la falta de respecto con el Maestro) de la Dama Inquieta ascaniana, era la parte interpretativa. Personalmente, creo la sensación de inquieta, el fenómeno de fondo, no era transmitido. De ahí que a mi parecer, el gran mérito fue más estructural que a nivel interpretativo, pues sentó las bases y representa íntegramente la teoría ascaniana.
    Es creo un juego que hay que estudiar, explorar y trabajar. Por otro lado, sirve para encontrar un estilo y ver la forma en que mejor se te da hacer el juego. Quizás este no sea tu juego, pero te servirá todo el estudio y el camino para darte cuenta de eso.
    En fin, un abrazo a todos.

    Antonio

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies