El mago de la guerra por Jordi Valero

Ésta entrada pertenece a la sección Crossover, sección que persigue tender puentes entre la magia y otras secciones. Puedes leer más sobre esta sección aquí.

Esta reseña se publica conjuntamente en el blog Interrobang, en un entente para favorecer la divulgación de la cultura y tender puentes entre la magia y otras secciones.

mago guerra

El mago de la guerra de David Fisher

Los humoristas aprovechan cualquier momento con público para ejercer; los magos en cambio suelen ser más discretos, lo que no quita que en el escenario adecuado se luzcan como el que más y que con el reto adecuado su motivación se crezca.

Esto es en síntesis lo que le ocurrió a Jasper Maskelyne (1902-1973), un mago británico que durante su participación militar en la II Guerra Mundial, sirviendo en Egipto, utilizó el vasto desierto norteafricano como si de un gran escenario se tratara para lucir sus habilidades y dotes ilusionistas eso sí, con fines no solo de entretenimiento sino más bien de despiste: la misdirection llevada al último extremo.

Magia de grandes efectos en grandes espacios abiertos en donde la chistera era la arena y de donde surgían todo tipo de ilusiones.

Con acciones, que se podrían calificar de estrafalarias, consiguió crear un sinfín de efectos capaces de engañar las percepciones visuales de los enemigos y con ello influir notablemente en el devenir de la guerra.

La magia salvando vidas. La magia como una arma más, disuasoria, pacifista.

Jasper Maskelyne hijo y nieto de magos se ganó el aprecio y la admiración del público desde el momento en que irrumpió en los escenarios londinenses. Y su aspecto de gentleman y su atractivo entre el género femenino ayudaron a su rápida proyección mundial.

Cuando estalló la guerra su intento de alistamiento fue desestimado por su avanzada edad: contaba 38 años. Pero aún y así, con persuasiva insistencia, consiguió su propósito y su participación fue tan notoria que los nazis lo recordarían no por las bajas causadas sino por los fracasos cosechados y los engaños sufridos.

El mago de la guerra había entrado en escena. Y con él su equipo Magic Gang compuesto por personas de los oficios más dispares del mundo artesano pero todos imprescindibles para conseguir la materialización de sus proyecciones mentales.

Maskelyne llevó hasta el extremo las técnicas de camuflaje de aquel entonces y las sublimó para no solo esconder lo evidente sino para manifestar lo inexistente.

El reto elevaba considerablemente el listón: la actuación era al descubierto, ya que la visión del espectador era frontal, lateral, posterior y desde arriba. El artificio había de cubrirse completamente sin poder recurrir a ningún artificio.

¡Qué magnífico reto para un mago!

Así transformó tanques en camiones (el llamado efecto escudo solar), o simuló tanques con armazones e incluso tropas con muñecos, sacó cañones de la nada y muchos trucos más pero que se quedan todos cortos ante sus tres logros espectaculares.

El primero sin duda alguna es la ocultación del puerto de la ciudad de Alejandría para preservarla de los bombardeos. ¿Cómo se oculta un puerto perfectamente cartografiado?

Le sigue la desaparición del Canal de Suez con un, aparentemente simple, ejercicio de misdirection en un efecto que años después hemos visto en multitud de ocasiones y con elementos dispares y tal vez desconocíamos de donde partió la idea original.

Y el último, pero no por ello menos notable, la participación en el dimensionamiento de recursos militares, humanos y mecánicos, en la batalla de El Alamein.

La ilusión convertía lo irreal en tangible y el cerebro del espectador participaba del engaño sin saberse manipulado.

La novela recoge el diario de los hechos sucedidos y lo cuenta entre un sinfín de anécdotas propiciando una lectura entretenida e interesante con todo lujo de detalles que no revelaremos aquí para no echar a perder la sorpresa.

Ofrece una visión del efecto mágico en un contexto inhabitual y consigue con ello dotarlo de mayor interés si cabe: ya no solo es imaginar y ejecutar el truco sino esconderlo a vista de persona y a vista de pájaro.

Claro que todo lo que se cuenta en la novela puede no tener cien por cien de rigurosidad histórica y proviene mayormente de los diarios personales del propio Maskelyne y no falta quien dice que en los escritos hay exceso de imaginación e inventiva y que la realidad fue otra.

En cualquier caso resulta una novela entretenida e instructiva desde el punto de vista mágico y ¿Quien sabrá lo que es la realidad y lo que es ficción? Al fin y al cabo todo depende del lugar del espejo en que se esté.

One Comment

  1. Reply
    Interrobang 13/04/2016

    Me comentan que está en marcha la versión cinematográfica. O sea que a leer la novela antes no la estropeen xD (o no, quien sabe: con la calidad de los efectos especiales actuales igual tenemos una grata sorpresa).
    Saludos

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies