Entierros clandestinos por Kiko Pastur

Kiko Pastur, al final he podido verlo en directo en Barcelona.

La gala que presencié, a pesar de no haber sido de las más lucidas de su experiencia, junto a la oportunidad que tuve de charlar un rato con él y lo que he leído últimamente de su puño y letra, me han cautivado.

La concepción que tiene de la magia me resulta altamente inspiradora. Tengo la sensación de haber profundizado en la magia ficcional, haber dado un paso más alejándome (espero que lo justo, no demasiado) de la magia realista, y de haber añadido una nueva e importante lente a través de la cual veo y siento la magia.

Sobre estas líneas, su versión de Devil’s Elevator de Vernon. Un juego maravilloso y que gracias a Kiko pienso que cualquier adaptación que realice a mi manera de hacer magia, nunca estará a la altura.

Podéis leer algo más de esta versión en el blog de Kiko.

8 Comments

  1. Reply

    […] y echa un vistazo a los vídeos de Kiko donde actúa con público (Huellas en la arena y Entierros clandestinos). Menuda mejoría, […]

  2. Reply
    Eloy Mateos 16/09/2013

    Había leído ya este post cuando lo publicaste hace tiempo, pero al ver la entrada en el resumen del año que hiciste en tu última entrada, me encontré en desacuerdo con algo que decías en ésta: “(…) es su versión personal de un juegazo de Dai Vernon. Y sí, es un ejemplo también de la magia ficcional.”

    Desde mi punto de vista, no creo que éste sea un buen ejemplo de magia ficcional , en todo caso iría un poco más por la línea de la magia narrativa, sin serlo tampoco puramente, ya que no hay un desarrollo de la acción, propio de las “historias” de este tipo de magia.

    La base de la magia ficcional (como alumno directo de Gabi, por favor corrígeme si me equivoco y dame tu punto de vista, que es para lo que escribo este comentario) es que el efecto en cuestión, al ser producido por la acción de una “causa ficcional”, queda contextualizado dentro de una “ficción” determinada, pasando a considerarse este efecto contextualizado como “fenómeno”. Por ejemplo, una carta se mueve sola en la mesa (efecto sin contextualizar); esto sucede porque una mujer invisible (causa ficcional) mueve la carta empujándola con el dedo (fenómeno o efecto contextualizado en la ficción).
    En resumen, el mago crea una ficción que se manifiesta a través del fenómeno, es decir, a través del efecto contextualizado por medio de una causa ficcional. Esta ficción, para que el espectador realmente viva en cierta medida esta sensación de magia ficcional, debe ser coherente con la ficción planteada, y debe de ser verosímil hasta cierto punto (si no no llega a vivirse esta sensación, aunque el espectador la acepte como presentación). Esta verosimilitud y coherencia permiten que el espectador se adentre dentro de la ficción planteada como cuando leemos una novela, sabemos que no es real pero nos sumergimos en la historia olvidándonos de lo que nos rodea, de nuestro mundo donde las normas son otras.

    Volviendo al efecto en cuestión, en la rutina de Kiko no existe esta relación directa con la causa ficcional. No se trata de magia descriptiva, evidentemente, pero tampoco se plantea una causa directa que haga que las cartas suban solas hasta arriba. El efecto se asocia a una charla expositiva relacionada con el efecto, pero no hay esta verosimilitud de la que hablaba antes.

    Insisto que este es mi punto de vista desde mi conocimiento personal de lo que es o no es la magia ficcional, e insisto más aún en que espero que me corrijas y hagas crecer más este escaso conocimiento de lo que creo que es uno de los grandes avances de la magia moderna.

    • Reply
      Israel Belchi 17/09/2013

      Eloy, creo que tu discurso es plenamente coherente y que las apreciaciones que haces son correctísimas. De hecho ahora mismo dudo bastante de mi afirmación.

      Pero continúo sin verlo muy claro. Quizás, y puedo equivocarme, la diferencia está en esta parte de tu texto:

      “pero tampoco se plantea una causa directa que haga que las cartas suban solas hasta arriba”.

      Creo que sí se plantea: el olor, el espasmo del cadáver, el grito, el miedo irracional a que un muerto se levante… ¿No crees que pueden esas causas ficcionales?

      Lo que puede que nos esté liando es que sí hay mucho elemento narrativo puesto que las cartas no son cartas, son metáforas de otros elementos. Y por eso puede que me haga ver magia ficcional donde no la hay.

      ¿Qué te parece?

  3. Reply
    Eloy Mateos 18/09/2013

    Exacto, la clave está en lo que comentas, la causa está relacionada a un nivel muy metafórico, no un nivel tan directo como ejemplos más claros de magia ficcional. Esta relación directa es muy importante para que el espectador llegue a vivir la experiencia ficcional como tal. Tampoco hablaríamos de magia narrativa, ya que la base de la narración es el desarrollo de la acción en el tiempo, lo que lo diferencia de otros tipos de prosa como el ensayo, de carácter expositivo. Extrapolándolo a la magia, esta no sería una presentación narrativa, aunque se acerca.

    No obstante el que sea narrativa, descriptiva, poética, etc. son cualidades que no son excluyentes de la magia ficcional. El concepto excluyente, es decir, el opuesto a magia ficcional, es la magia realista, lo otro son cualificativos independientes de que sea realista o ficcional. Y aunque Kiko tiene geniales rutinas claramente ficcionales (como los ases soplados, la causa ficcional sería el soplido del mago que empuja una carta, aquí la relación sí es directa), la rutina del ascensor se encuentra en mi opinión más acorde a las directrices de la magia realista.

    • Reply
      Israel Belchi 18/09/2013

      Después de pensarlo mucho, no estoy seguro de nada. A lo mejor nos encontramos ante un ejemplo que está más en la frontera de lo que inicialmente pensábamos, o al menos yo, que encuentro razonable todo lo que comentas.

      ¿Qué piensa Kiko?

    • Reply
      Israel Belchi 19/09/2013

      ¿Y este juego? ¿Magia realista? ¿Ficcional?

      http://youtu.be/12XWRF4XBMs

  4. Reply
    Antonio Iturra 26/09/2013

    Estimado Israel,

    Por mera casualidad he caído en tu Blog. Desde ya es un gusto saber que has podido aprender de Gabi, gran maestro y amigo que hace mucho tiempo no veo, y que ojalá pudieras enviarle un saludo a mi nombre desde Chile.

    Sobre el juego de Entierros Clandestinos, me enfrento a la discusión sobre la magia ficcional que recuerdo Gabi dejó en el tapete muchas veces: ¿hay equilibrio entre la ficción mágica y el efecto mágico, propiamente tal?
    Justamente si la ficción no está a la altura del efecto o viceversa, podemos afectar al resultado final. Y en el juego creo es esta la situación que ocurre. Que si bien la ficción mágica es muy interesante y sugerente, el efecto mágico no siento tenga la fuerza suficiente. Es un juego de arte menor, como diría Ascanio, que en este caso me hace pensar a veces… ¿no será demasiado?

    En otros juegos como la Flor de Coleridge de Gabi o bien el Girando los Ases, no pasa. Bueno, más en el primer caso. Sin embargo, hay una serie de dificultades de presentación a la hora de presentar la ficción correctamente, debido a que no debe abusarse de la prosa y recordar que el efecto de magia no debe verse perjudicado, sino más bien reforzado. La ficción mágica, por supuesto, ayuda a ampliar el espectro de emociones que puede provenir de la magia, siempre entendiendo que en el core o núcleo de la magia se encuentre el asombro.

    Finalmente, creo exploraciones como la de Kiko aportan al arte, pues aunque algunos pudieran pensar que lo mío fue una crítica, fue más bien un pensamiento, una opinión que nos sirve para la discusión. Por el contrario, Kiko es un buen amigo mío y generalmente disfruto mucho de su magia y creo que cuenta con unos hallazgos muy buenos y juegos excelentemente logrados (como el poético Reflejos y el 3-fly, cuya presentación sobre el deseo si bien no ambiciona ser una ficción de la hostia, creo logra comunicarse)

    En fin, un placer poder leer discusiones como las que planteas y espero en un futuro poder compartir en persona, al lado del gran tipo que es Gabi.

    Un abrazo desde Santiago de Chile,

    Antonio

    • Reply
      Israel Belchi 27/09/2013

      Hola Antonio!

      Realmente lo que más me gusta del blog es recibir comentarios como el tuyo. Y cuando noto que hablo con gente que sabe mucho de magia intento hacerlo con el máximo respeto.

      Créeme si te aseguro que cuando Gabi nos habla de la magia ficcional siempre la subyuga al efecto mágico, con lo que tenemos muy presente el equilibrio que comentas. Y como comenta Eloy anteriormente no se consigue simplemente con prosa, malentendido de mucha gente.

      Respecto a Kiko, no puedo estar más de acuerdo con tus palabras. Su magia es distinta y eso es un valor añadido a su arte.

      Le daré recuerdos a Gabi de tu parte. ¡Un abrazo desde Barcelona!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies