¿Qué es la magia ficcional?

Siendo mi maestro Gabi Pareras, a nadie debería extrañarle que la mayor parte de la magia que respiro sea ficcional.

A pesar de ello, reconozco que las diferencias entre esta magia y la realista, todavía muchas veces me parecen difíciles de apreciar.

Por este motivo hoy muestro “Girando los ases”, un juego de Dai Vernon ejecutado por Juan Tamariz, que quedaría encuadrado dentro de una ejecución de magia realista. Y a continuación rescato el mismo juego llevado a cabo por Gabi, en un ejercicio de magia ficcional:

Si ya has visto los dos vídeos, creo que así se pueden apreciar las diferencias entre un tipo de magia y otra:

  • Antes incluso de empezar el juego, durante la fase expositiva si nos regimos por las fases de la composición de un juego según Ascanio, ya se está haciendo referencia al truco, cuando Juan pide que se examinen las cartas e incluso las manos. En la versión de Gabi ésto no sucede (aunque éste último vídeo está grabado sin público, lo que podría afectar a esta cuestión): no se hace referencia al truco.
  • En el “Girando los ases” de Gabi existe una metáfora que es la que explica el fenómeno mágico, la ley que rige ese pequeño universo que hemos creado y que es el deseo. En el vídeo de Juan es puramente el gesto mágico (no hay que entender que en el de Gabi no exista el gesto mágico) el que realiza la magia: la habilidad – capacidad del mago.

Pienso que es así de simple y claro con estas dos aclaraciones, y me perdonaréis si no consigo transmitirlo.

Si te interesa indagar sobre las diferencias entre una magia y otra, puedes empezar por este buen texto del blog mágico Tertulias Mágicas Granadinas. Sobre la magia ficcional, además del muy interesante número 15 (enero – marzo 2011) de la revista El Manuscrito, quien mejor te lo puede explicar es el mismo Gabi en persona o a través de las notas de conferencia Alicante Ficcional (Alicante Mágico 2010).

Si nos apartamos de las consideraciones entre los dos tipos de magia, a los juegos se les puede “sacar algo más de jugo” mediante ciertos detalles, como por ejemplo el hecho de hacer magia en las manos del espectador (Juan) o las pequeñas diferencias de un par de cuestiones técnicas y su vida externa (por ejemplo la preparación para el último giro de uno de los ases).

Por último, y creo que todo el mundo estará de acuerdo, no se tiene que elegir entre un tipo de magia u otra. Seguramente lo más inteligente y sobretodo mágico, es moverse en un equilibrio entre ambas concepciones, inclinándose más o menos hacia un lado en función de los intereses artísticos que persigamos.

O no…

6 Comments

  1. Reply

    […] el artículo donde habla de establecer un puente entre la magia ficcional y la realista porqué el tema se ha tratado ya aquí (aunque […]

  2. Reply

    […] ¿Qué es la magia ficcional? es una pequeñísima entrada resumiendo de “mala manera” lo que es este modo de hacer magia. Incluye dos vídeos como ejemplo, del mismo juego, uno de Gabi Pareras y el otro de Juan Tamariz. […]

  3. Reply

    […] la línea de otras entradas como las Cartas Simpáticas o Girando los Ases, hoy repasamos unas pocas versiones de un juegazo como Centauros y Sirenas (o Los […]

  4. Reply
    Antonio Iturra 04/03/2014

    Pues simplemente quería responder este maravilloso tema, agregando que luego de tanto tiempo tratando de entender la magia ficcional, esta puede resumirse en una palabra: verosimilitud. Es la coherencia interna de lo que llamamos el fenómeno, lo que convierte una presentación de magia como ficcional. Como el famoso ejemplo del cigarrillo que flota en la voluta de humo o bien la hermosa rutina de la Flor de Coleridge, la magia ficcional está en presentar el efecto mágico con un fenómeno verosímil y coherente. Su complejidad radica en el equilibrio entre el fenómeno y el efecto mágico, esto es, el efecto debe estar a la altura y viceversa. Y su origen es eminentemente narrativo, pues en la literatura hay innumerables ejemplos en ramas como el realismo mágico y surrealismo. Sin embargo, la ficción siempre ha estado inherente en la magia, si no, basta con ver la rutina clásica de Eddie Fields de la Baraja Invisible.
    Sé no invento la rueda ni digo nada nuevo, pero sentía importante expresarme respecto a este tema que nos apasiona tanto. Un abrazo.

  5. Reply
    Antonio Iturra 04/03/2014

    Perdón, acuso fé de erratas…
    Donde dije “el efecto debe estar a la altura y viceversa”, debería decir “el efecto debe estar a la altura de la ficción presentada”.

    • Reply
      Israel Belchi 04/03/2014

      Gracias Antonio, estas anotaciones creo que aclaran bastante el concepto (almenos a mi me ayuda).

      ¡Un abrazo!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies