Posts Tagged: Houdini

Houdini & Doyle por Jordi Valero

Ésta entrada pertenece a la sección Crossover, sección que persigue tender puentes entre la magia y otras secciones. Puedes leer más sobre esta sección aquí.

Esta reseña se publica conjuntamente en el blog Interrobang, en un entente para favorecer la divulgación de la cultura y tender puentes entre la magia y otras secciones.



caratula
Harry Houdini (interpretado por Michael Weston), americano de origen húngaro, es un soltero enfant terrible que vive de números de ilusionismo y escapismo que encandilan al público mientras les pone el corazón en un puño. Sus estudios y conocimientos de la magia de escenario le convierten en un escéptico sobre todo lo que desafíe la física y persigue con saña a los médiums y charlatanes que se aprovechan de la buena fe de las gentes para robarles o llevarlos a tomar decisiones contraproducentes.

Arthur Conan Doyle (Stephen Mangan), escocés residente en Londres, es un médico casado y padre de una pareja preadolescente, que está cosechando cierta fama por unas novelas en las que narra las investigaciones de un peculiar investigador privado llamado Sherlock Holmes. Cree en el espiritismo, las hadas y en el más allá y por ello ve en los fenómenos paranormales la manifestación de una realidad paralela a la que además, se aferra por razones personales.

Constable Adelaide Stratton (Rebecca Liddiard) es la primera mujer policía de Scotland Yard y a pesar de sus indudables aptitudes para la investigación, sus dotes de observación y su autonomía en la defensa personal, vive su profesión relegada en el sótano de las dependencias policiales encargándose del archivo y sufriendo la ignorancia, cuando no desprecio, de los mandos que la toleran pero no la soportan. Es feminista y no más que cen las pruebas sin prejuicio alguno.

Espíritismo, reencarnaciones, milagros, fantasmas, premoniciones, extraterrestres, posesiones infernales, vampirismo (con la agradable presencia de Bram Stoker), poltergeist y el poder mortal del maligno son los argumentos, por este orden, de los 10 capítulos que componen la serie que el atípico trío de protagonistas mencionado se encargará de investigar formando equipo en el Londres de 1901, con escapada a Estados Unidos y Canadá.

La serie está muy bien ambientada y resulta correcta en la interpretación, los argumentos bien elegidos y trufados de sucesos, aparentemente, inexplicables por, aparentemente, paranormales, están diseñados a juego de las filias y fobias de cada miembro del equipo para que a lo largo de la trama cada uno pueda desarrollar sus aptitudes a pesar de los encontrados y manifiestos puntos de vista. Como subtrama líneal cada uno sufre, en su vida personal, un trágico suceso que confiere el contrapunto dramático al tono de comedia ligera que, lamentablemente, impregna la serie.

Y a pesar de que cada pieza aislada podría hacer presumir un mejor conjunto, algo no se ha hecho bien ya que en lugar de aprovechar el rico potencial que suponen las jugosas ideas argumentales y las tres personalidades reales (aunque la agente femenina no lo fuera hasta 1915 y tuviera otro nombre) con una vida rica en vivencias y anécdotas se cae en una suerte de rivalidad casi infantil que no solo no consigue generar química sino que tiende a la ñoñería al limitarse a extraer de los protagonistas solo su parte más superficial con lo que resultan unos perfiles tremendamente unidimensionales.

Y la culpa hay que repartirla entre todos: poco acierto en las tramas, ligeras respecto de la potencia de los argumentos; en los actores elegidos, buenos en su papel, aunque sin opción al lucimiento ni a hacerse mejores sinérgicamente; en el exceso de directores: hasta 5 distintos para 10 episodios y el exceso de guionistas: 7 acreditados.

El punto de partida de la serie resulta goloso, unos protagonistas, Houdini, Holmes y Stratton, enormemente atractivos y con solo unos pequeños retoques y unas pequeñas correcciones resultaría brillante pero sea por el motivo que sea la productora ha decidido no hacer el esfuerzo de mejorarla y ha preferido proceder a su cancelación por lo que no habrá segunda temporada. Una lástima.

doyle-houdini

Houdini, el rey de las esposas

Houdini comic

Tengo una extraña relación platónica con el mundo del cómic. Disfruto del bonito arte de la ilustración. Me pierdo en las escenas dibujadas por una mano diestra. En mi infancia disfruté ¡tanto! de ciertas obras en forma de cómic… Pero hoy en día, cuando se trata de varias ilustraciones, una detrás de otra, con la intención de explicarte una historia, paso de puntillas como consecuencia de mis incapacidades.

No es un defecto del cómic, me pasa con todo contenido que consumo en mayor o menor medida, pero con el cómic la sensación de falta de disfrute es mayor. Me explico: leo rápido las novelas, demasiado, muchas veces sin prestar la atención necesaria que requieren. Es un probable defecto que tengo en el funcionamiento de mi sistema de atención. O una serie de hábitos demasiado consolidados. Y al final este hecho conlleva una serie de consecuencias negativas.

Resumiendo, consumo los cómics a grandísima velocidad, sin prestar la atención que merecen los detalles y acabo siempre con la sensación de que “me falta algo”.

Toda esta parrafada para justificar que no soy la persona más adecuada para realizar una crítica con cara y ojos de un cómic, tarea que delegaré en unos enlaces al final de esta entrada. Pero sí me siento con la obligación placentera de haceros llegar la existencia de una obra de este tipo, biográfica, sobre una de las personalidades más famosas y clave de la historia reciente de la magia: Harry Houdini.

El cómic es breve, brevísimo. Se centra en un día de trabajo de Houdini, en una actuación pública y gratuita realizada en el frío mayo de Boston. Ni más ni menos.

Lo más gracioso es que al final del cómic hay unas pocas páginas donde se hace incapié en algunos de los contenidos de las viñetas de la historia. Como si fuera el material a partir del cual se discutiera la lectura en una clase en la escuela. La pena es que no se hayan desarrollado de manera más extensa en el cómic, y es que hubiera necesitado de una muy mayor extensión.

Respecto a los métodos de Houdini, en el relato se “hipotetiza” sobre uno de ellos, pero no es el eje central de la breve historia, ya que éste es la pincelada de la vida del artista.

Concluyendo mi parte, una oportunidad perdida de haber realizado una magnífica obra de uno de los showman más importantes del siglo pasado. Unas migajas que saben a poco.

Y es que cuando tropecé con el cómic pensé que sería genial que existiera uno sobre Vernon, Bertram, Cardini, Marlo, o incluso Ascanio, Pepe Carrol, Juan Tamariz… Pero después de El rey de las esposas pienso que para hacerlo así pues casi que ni nos molestemos.

En definitiva: una curiosidad para los locos de la magia.

Finalmente os dejo con una serie de críticas de personas que entienden más de este mundo, y que por lo que leo, no son tan duros como un servidor:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies